Propuesta Senado DECENTES 84

La mayor preocupación del movimiento cooperativo es la gran desigualdad social y los altos índices de pobreza y miseria que aquejan a más del 80% de la población colombiana.

En concordancia con los principios y valores de este pensamiento cooperativista, nos proponemos buscar y fortalecer el compromiso del Estado colombiano para facilitar el impulso, la promoción y el desarrollo del modelo de economía cooperativista y solidaria, como un sistema socioeconómico capaz de coadyuvar a la construcción de un país con justicia social, económica y política.

Para el logro de este proyecto nos proponemos:

  1. Que el Estado tenga una mirada diferencial del sector cooperativo frente a la empresa capitalista, en las políticas de vigilancia y control, en la parte de impuestos, oportunidades de utilización de servicios.
  2. La inclusión del modelo de economía cooperativista y solidaria como una de las políticas públicas defendidas por el Estado.
  3. Elevar la categoría del órgano administrativo oficial del cooperativismo y la economía solidaria.
  4. Estructurar y defender una propuesta para impulsar el progreso del campo, mediante un plan de desarrollo agropecuario, agroindustrial y turístico basado en un modelo de economía cooperativista y solidaria, para lo cual haremos las gestiones legislativas, gubernamentales y sectoriales necesarias para su implementación.

 

Para el mejoramiento de las condiciones económicas, sociales y culturales de la población colombiana, es necesario apoyar acciones complementarias en las cuales debe intervenir el Estado y la sociedad civil de manera integrada, sobre diferentes temas, tales como:

  1. El cooperativismo se debe convertir en un actor en la construcción de la convivencia nacional, por tal razón debe ayudar a establecer las condiciones para la puesta en marcha de los acuerdos firmados con las FARC; continuar las negociaciones con el ELN y demás actores armados; y apoyar toda iniciativa que conduzca al abandono de las armas y de los rencores para erradicar la violencia, conseguir la paz, la reconciliación y la coexistencia de todos los colombianos.
  2. Velar por la defensa del territorio, el agua y todas nuestras reservas y riquezas naturales.
  3. Defender los derechos de la mujer, de los niños, de la diversidad de género y de raza; de líderes y organizaciones sociales y de los derechos humanos en general.
  4. Apoyar la reducción del salario y las prebendas económicas y sociales de los congresistas; la mejora del salario mínimo legal; de establecer un sistema de pensión para los trabajadores no laborales.
  5. Reformar la normatividad para que el Estado garantice y mejore los servicios de salud, agua potable, educación, vivienda y empleo.
  6. Defender las diferentes etnias y las tradiciones culturales autóctonas de nuestro país; estimular y apoyar el arte y la cultura nacional.

Luchar por todos los medios posibles, para combatir la corrupción y la impunidad que prolifera en todos los estamentos oficiales a nivel nacional, departamental y municipal. Dentro de las acciones a impulsar en este sentido tendremos en cuenta:

  1. Impulsar y/o apoyar una reforma que modifique la estructura y composición del Congreso, incluyendo una reducción de sus miembros.
  2. Aprobar la normatividad y los procedimientos políticos y de la sociedad civil que sean necesarios para evitar que los corruptos, o sus representantes regresen a los cargos públicos.
  3. Aprobar normas para que los corruptos sean castigados rigurosamente y se subsanen los daños causados de manera económica, social, política y penalmente.
  4. Realizar una campaña de implementación de las acciones necesarias para dignificar el Congreso como organismo de representación popular, y de todos los entes estales.